Tenemos a un presidente construyendo sin planos: Roberto Madrazo Pintado

por Frente QR
146 Visto

Las decisiones del presidente Andrés Manuel López Obrador llevan al país de regreso a un régimen autoritario, asegura el excandidato presidencial Roberto Madrazo, quien acaba de publicar el libro “México, la historia interminable”, editado por Planeta.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha iniciado la reinstauración del autoritarismo en México y ha planteado una cuarta transformación del país, sin planos, anclado en los años setenta, plantea Roberto Madrazo Pintado.

Entrevistado con motivo de la presentación de su libro “México, la historia interminable”, editado por Planeta, Madrazo Pintado expone que el actual jefe del Ejecutivo federal llegó a la presidencia con una enorme legitimidad, debido a que supo convertir el enojo social en un discurso y un movimiento estructurado que le permitió ganar la presidencia; sin embargo, a dos años de asumir el cargo no ha dado resultados satisfactorios.

En su libro plantea respuestas a diversas preguntas entre ellas ¿Cómo liberarnos de una cultura política atrapada en el pasado? y abre el debate sobre lo que llama, “la rueda fatal donde México muere de a poco” y “la historia del tren que nunca llega”, en un escenario que parece “el país de las últimas cosas” o un barco en el que el capitán, aparentemente dejó el timón para tomar el micrófono.

—Lo estaba escribiendo cuando estábamos en el confinamiento por la pandemia de Covid-19 y una de las cosas que más me preocupaba es que en ese momento se agudizó la destrucción que hace el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, de todo lo que durante más de 30 años le costó tanto trabajo a México construir: esta democracia institucional. 

Hemos visto cómo las decisiones que toma el presidente nos están volviendo a regresar a aquel régimen autoritario, a aquella dictadura que llamó Mario Vargas Llosa, la dictadura perfecta o al país de un solo hombre, como le llamo en el libro, precisamente por la destrucción que él tiene en marcha de la democracia institucional. 

Cuando él ataca al INE, al TEPJF, al Inai o a la Comisión Reguladora de Energía, son ataques a la vida institucional del país muy preocupantes, porque son los contrapesos y los frenos que debe de tener el poder de un presidente de la República, para que sus obsesiones no dañen al país. Por eso, entre otras razones, decidí escribir el libro.

—Usted reflexiona en este libro sobre la transición a la democracia. ¿Qué le reconoce al presidente López Obrador?

—Él llega con una gran legitimidad electoral. Supo capitalizar el enojo social, lo pudo convertir en un discurso de propuesta, porque todos estos anhelos que tenía la población por tener mejor salud, educación, seguridad, pues él logra ponerlos en un discurso que penetra, que llega y logra una votación muy importante. 

Luego, tuvo la audacia de convertir su propuesta en un movimiento estructurado y lo convirtió en un partido con el que compitió en la elección y ganó. 

Lo que me llama la atención es que esa legitimidad no la ha convertido en la legitimidad de gobernanza, porque no hay buenos resultados, por el contrario, está enganchado en una obsesión, hasta cierto punto, insensata por regresar al pasado. 

Va hablando del futuro, pero lo va haciendo, caminando hacia atrás, caminando hacia el pasado.

Por eso no da resultados a lo que la gente esperaba de él, a grado tal que hoy la esperanza que levantó se está comenzando a erosionar. 

—Lo plantea usted como un constructor sin planos. ¿Cuáles son las principales debilidades del presidente?

—Siguiendo con la línea del libro, la mayor debilidad del presidente es que ha regresado a su propio pasado, a convertirse de nuevo en candidato y agitador social. Esto es como la historia interminable del candidato interminable.

Sigue tratando de gobernar sin los planos que puedan construir una visión de futuro, para llevar adelante su propuesta. Estamos caminando sin rumbo, con muchísimas ocurrencias, con la decisión de un solo hombre.

—¿Es una reflexión sobre el destino que está atrás y debe quedar atrás o es una reflexión para entender que el pasado siempre regresa e inevitablemente ahí lo tendremos?

—Octavio Paz nos dijo y el libro da cuenta de ello, un pensamiento muy importante cuando él dice que el pasado es un presente oculto. Que el pasado no pasa del todo, sino que es un presente en permanente rotación. Y así se está presentando nuevamente el tema. 

Si revisamos, por ejemplo, en el caso del expresidente Vicente Fox, que está citado en el libro, al igual que López Obrador, se convierten en presidentes con una enorme legitimidad electoral, nadie duda del triunfo de ambos y los dos tienen en las manos la posibilidad de hacer una verdadera transformación del poder que permita la transición democrática para cambiar el régimen político; sin embargo, los dos están atorados en el pasado. Ésta es la forma en que el pasado se vuelve a hacer presente. 

A los mexicanos nos cuesta mucho ser actuales, nos cuesta mucho ver el futuro y poder trabajar hacia adelante.

Esa es una razón más por la que escribí el libro, porque hay cierta locura del presidente López Obrador de ignorar el futuro. 

Lo vimos ahora con su intervención en la cumbre del medio ambiente, donde se vio que él piensa que México va a sobrevivir solo, volviendo a las energías sucias, cuando el mundo completo está caminando en la dirección contraria. 

El presidente no ha comprendido que el país necesita conectarse con los países desarrollados para poder generar confianza y atraer inversiones.

—¿Qué explica la popularidad del presidente López Obrador?

—El presidente ha logrado construir el comienzo de un Estado protector, donde el único que reparte los beneficios es el propio presidente. 

Eso le ha generado una gran simpatía. Todos los días está trabajando; sale de gira, visita las comunidades, va a los poblados, habla con la gente y eso le ha granjeado una gran simpatía.

Por el otro lado, él es el que da las indicaciones para el reparto de los recursos de sus programas sociales vayan directamente a las personas. 

El problema es que el dinero no le va a alcanzar, se le va a acabar. De hecho, ya se acabaron los 300,000 millones de pesos que había del Fondo Contingencia o los 33,000 millones de pesos que había en el Fideicomiso para las Enfermedades Catastróficas

—¿Realmente México se parece al país de las últimas cosas, como lo plantea en el libro?  ¿Cuál es la salida a eso que exponen en el texto como la rueda donde México muere de a poco cada seis años? 

—Yo estoy muy preocupado por cómo salir de esta trampa en la que nos ha metido este pasado que hoy nuevamente nos atrapa. 

La 4T es el último eslabón de la cadena de esta cultura política que está atrapada en el pasado y que hace que repitamos los errores cada seis años, porque cada seis años el presidente que llega en turno cambia todo lo que el anterior había hecho y volvemos a comenzar. 

Lo que se requiere es, primero, que el presidente pueda darse cuenta de que, lo que el país necesita, no es un presidente todopoderoso, sino una República fuerte, con un Estado de Derecho respetado, con una democracia real que nos permita construir un proyecto de futuro.

—¿Cómo se siente ahora que el libro ya está en las manos de los lectores? Seguramente mucha gente que lo vea en las librerías dirá Roberto Madrazo es el menos indicado para criticar al presidente porque le robó una elección y habrá otros que digan voy a comprar este libro porque es alguien que conoce bien al presidente y algo interesante dirá.

—Yo estoy contento. Estos comentarios, sin duda que se están dando. Yo los veo todos los días en las redes, en la página del libro que es www.mexicolahistoriainterminable.com donde estamos subiendo las entrevistas, estamos dejando abierta la discusión para que la gente que busque el libro y lo analice en Twitter, en Instagram, en Facebook o en la página del libro, pueda discutirlo. La intención era generar el debate, generar la reflexión, generar el análisis. 

Yo creo que este debate es sano, es bueno, porque el mundo, como sabemos, pues hoy está dominado precisamente por la competencia, por el conocimiento, por la revolución científica y la tecnología digital con la inteligencia artificial.

Te puede interesar

Deja un comentario